Parque Cordillera los Quemados

EL ABUELO DE NUESTROS BOSQUES

IMG_2792-2

CIPRÉS DE LA CORDILLERA (Austrocedrus chilensis)

Es una especie endémica de los bosques subantárticos de Chile y Argentina. Se distribuye desde la provincia de Los Andes, hasta la provincia de Palena (regiones de Valparaíso a Los Lagos), siendo la conífera nativa más septentrional en Chile, siendo su rango de vida andina de los 900 hasta 1.600 m s.n.m.     . En la parte norte de su distribución se encuentra casi siempre situada en exposiciones sur, en los aluvios rocosos de los cauces.

A lo largo de su distribución es posible encontrarlo en laderas bajas y en planos, formando pequeños rodales de poca densidad sobre suelos de ceniza volcánica, lava o escorias    . En ambientes extremos con déficit hídrico y sustratos rocosos o pobres se suelen presentar raíces superficiales al descubierto y ocasionalmente la especie se podría multiplicar vegetativamente.

Esta especie siempreverde, arbóreo mayor, árbol clímax, aporta al ecosistema de manera estructural con su altura, siendo árbol pionero y dosel en algunas zonas, transformándose en nicho ecológico para variadas aves y hongos. Se ha determinado la presencia de micorrizas arbúsculares, las cuales lo apoyan en términos de adquisición de nutrientes y en la tolerancia a estrés ambiental a sus hospederos, lo cual indicaría la posibilidad de estimular su suelo para sus acompañantes la presencia de hongos biodisponibilizadores de nutrientes.

Forma masas boscosas con especies del género Nothofagus, preferentemente hualle (N. obliqua) y hualo (N. glauca), conformando el Bosque caducifolio mediterráneo andino de N. obliqua y A. chilensis . Presente en los Tipos forestales ciprés de la cordillera, roble-hualo, roble- raulí́- coihue, coihue-raulí́-tepa, araucaria y siempreverde .  Hay registros de asociaciones con radal (Lomatia hirsuta) y maitén (Maytenus boaria), actuando como nodriza de estos para favorecer el establecimiento en etapas tempranas .  También asociado con especies del bosque esclerófilo como peumo (Cryptocarya alba), bollén (Kageneckia oblonga), litre (Lithraea caustica) y quillay (Quillaja saponaria) . También está caracterizado como parte del hábitat de forrajeo del carpintero negro (Camphepilus magellanicus) . En algunos lugares se puede observar en su sotobosque con hongos micorrícicos como morchellas (Morchella intermedia) y changle (Ramaria patagónica) , además de las micorrizas vesículo-arbusculares de los géneros Glomus, Archeospora, Acaulospora, Entrophospora, Ramaria sp.   Hay registros además de bacterias del género Rizhobium asociadas a micorrizas vesiculo-arbusculares en bosques de A. chilensis.   Existen registros de coleópteros como Callirhynchinus exquisitus viviendo en sus ramas,   y de insectos Eniochthonius minutissimus,  Cosmochthonius cf. semifoveolatus, Trichthonius pulcherrimus, Nothrus peruensis,  Pheroliodes cf. Minutus, Licnodamaeus granulatus, Anderemaeus magellanis, Nodocepheus dentatus, Brachioppiella pepitensis, Discoppia tenuis, Lanceoppia hexapili, Lanceoppia kovacsi, Membranoppia argentinensis, Tectocepheus velatus, Dicordylus argus, Dicordylus marmoratus, Caenominurus topali.   Coleópteros xilofagos como Anthaxia cupriceps, Anthaxia concinna, Microplophonis magellanicus, Hadrobreginus incisicollis.

Esta especie se considera de gran longevidad, pudiendo superar fácilmente los 500 años de edad , se han encontrado ejemplares de aproximadamente 1.200 a 1.300 años. Es una especie tolerante a la sequía (gran control de apertura de estomas) por lo que se relaciona directamente con distintos arbustos de baja necesidad hídrica e incluso con rocas que le dan la sombra necesaria para que las plántulas no se sobrecalienten debido a un alto control estomatico (contencion de agua caliente dentro de la planta).

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn